miércoles, 29 de julio de 2009

Polistes

Polistes es un género de himenópteros véspidos (no es que sean fans de las Vespas sino que pertenecen a la familia Vespidae) de la tribu Polistini . Es el género más numeroso de la familia con más de 200 especies y tienen la peculiaridad de construir sus nidos de papel o cartón con celdillas hexagonales, por eso son también conocidas como avispas papeleras o cartoneras.
El mundo de las avispas es muy muy complicado y cuesta bastante diferenciar las especies. Por ejemplo esta Polistes de la foto se suele confundir a primera vista con la Vespula germanica ( Yellowjacket le llaman en inglés) , otra especie en apariencia similar, muy extendida, pero más grande y mucho más agresiva.


Se pueden diferenciar en que las avispas papeleras que tiene patas más largas (las llevan colgando al volar) , el abdómen menos abultado y sobre todo las antenas de color naranja. Por eso me he fiado lo suficiente como para acercarme y hacerle una buena foto :-)
Eso no significa que estas avispas no piquen, que si lo hacen ( poseen como las otras el aguijón en la parte final de su abdomen vinculado a glándulas de veneno) pero suelen ir más a su bola y mientras no te acerques mucho a su nido o te sientan como una amenaza la mayoría de las veces no hay problema.
Dentro de las Polistes papeleras existen varias especies muy difíciles de distinguir entre si, de hecho a lo largo de la historia ha habido gran confusión entre ellas. En Europa hay 9 especies de las que las principales son 3 : por un lado está Polistes gallicus, Polistes dominula y Polistes nimpha (menos extendida). La de la foto creo que es P. dominula aunque no soy un experto y me gustaría verla desde otro ángulo.
¿Las diferencias? pues a simple vista no es demasiado sencillo. Estas son las pautas que se daban en la página de Insectarium virtual:

"Polistes sociales de la Península Ibérica con las antenas mayormente anaranjadas: P. gallicus, P. dominula y a veces P. nimpha; dentro de esas tres especies:
- Zona "baja" de los lados de la cara (más o menos donde se juntan los ojos y las mandíbulas) negra o casi totalmente negra >> P. gallicus;
- Zona "baja" de los lados de la cara (más o menos donde se juntan los ojos y las mandíbulas) con una gran mancha amarilla >> P. dominula (normalmente es esta especie) o P. nimpha (ejemplares atípicos, con la antena mayormente anaranjada: esta especie suele tener las antenas con la cara dorsal casi enteramente negruzca).
Polistes gallicus es relativamente variable en coloración: lo normal es que tenga la parte "baja" de la gena (entre el ojo y la mandíbula) negra o casi negra, pero hay ejemplares que tienen una mancha relativamente "hermosa" en esa zona, aunque no ocupa todo ese espacio y se distingue así de P. dominula, que tiene todo ese espacio de color amarillo. Hay otros detalles, como la diferente extensión del amarillo en el pronoto (pieza delantera del "tórax"), en general claramente mayor en P. gallicus que en P. dominula.
P. gallicus suele tener el amarillo más extenso en el sur de la Península ("tórax" muy manchado, clípeo totalmente amarillo) que en el norte ("tórax" con menos amarillo, clípeo frecuentemente con mancha negra central que puede llegar a ser muy grande)."


Son predadoras, su alimentación se compone principalmente de otros insectos y arañas para alimentar a las larvas, y en menor medida jugos de frutas y néctar de flores que les proveen energía para el vuelo, por lo que también desempeñan un papel como polinizadores. Sin embargo en algunos sitios son consideradas una plaga, como en el continente americano donde han sido introducidas de forma accidental.
Se trata de una especie eusocial, esto es que forma colonias, siendo la base de esta sociedad, como ocurre en otras especies de himenópteros, la avispa(s) reina (puede haber más de una y si las hay suelen ser hermanas).
La reina ha permanecido en hibernación los meses más fríos del ciclo anual y a comienzos de primavera entra en actividad. Lo primero que hará es buscar un buen lugar donde construir su panal (tampoco es extraña la reutilización de nidos de años previos), para ello es necesaria la presencia de agua y madera, para elaborar con sus fuertes mandíbulas la pasta de papel.
Elegirá para ello un lugar protegido de la lluvia y el viento. El panal se construye sobre un pedúnculo que se fija sobre un sustrato rígido, como el alero de un tejado, una rama, ventanas, aberturas en paredes etc. A partir de este pedúnculo va construyendo celdas en forma de prisma hexagonal en número variable, -pueden contener más de 200 celdas que se yuxtaponen unas a otras- de forma que se forma un panal de geometría más o menos circular de papel de aspecto apergaminado. Los nidos se construyen con celulosa y por tanto tienen esa textura de papel-cartón.
En cada una de las celdas depositará un huevo, que a principio de temporada sólo producirán avispas hembras obreras ( no hay gran diferencia morfológica entre ambas, pero sí fisiológicas y de comportamiento).
Estas primeras hembras serán de menor tamaño, ya que la reina debe repartir su esfuerzo y energía en alimentar a las larvas. Los panales de primavera son, por tanto de tamaño reducido, conforme crece la colonia y las hembras obreras colaboran en la alimentación de las larvas, estas obreras aumentan de tamaño. Por lo general conviven escaso número de individuos por nido, llegando a un máximo de 50.
Las larvas son esencialmente carnívoras y son alimentadas con una especie de papilla que incluye néctar, orugas de mariposas, larvas de mosca, pequeños insectos, arañas, etc. A cambio proporcionan a sus cuidadoras una gota de una sustancia líquida azucarada, que excretan por la boca. Las larvas se mueven como un acordeón. Cuando tienen hambre sacan la cabeza de la celdilla y si no se las atiende, no dejan de moverse. Cuando las larvas alcanzan su maduración (aproximadamente en 40 días posteriores a la postura del huevo) salen los nuevos adultos e inmediatamente ocupan su lugar en el nido llevando adelante las distintas actividades
Cuando la temperatura es excesiva, el panal se humedece con gotitas de agua y posteriormente se fuerzan corrientes de aire con la agitación de las alas de obreras y reina. Esto proporciona una refrigeración extra procedente de la evaporación del agua.
Al llegar al final del verano y regulado por el fotoperíodo (acortamiento de los días), la reina deja de producir obreras y da lugar a una generación aptos para madurar sexualmente, formada por machos (que carecen de aguijón) y hembras. Estos se dispersan individualmente, se aparean con una hembra fértil y rápidamente mueren. Con la llegada del otoño las hembras fecundadas buscarán refugio para pasar el invierno. Estas cerrarán el ciclo convirtiéndose en reinas cuando se activen a comienzos de la primavera.

2 comentarios:

la granota dijo...

...y esa cinturita de avispa...

Popi dijo...

Enfrete del laboratorio, entre las ramas de los cipreses y las palmeras (aun pequeñas) del jardín encuentro muchos panales de papel... y a las avispas las encuentro dentro del laboratorio en busca del agua de la pila. Me encantan y los odio por igual. Son bonitas, ágiles, rápidas y como me piquen ya puedo ir corriendo a urgencias a que me pinchen otra cosa pa' no diñarla.

La próxima vez que las vea me tiraré el moco, "es del genero Polistes, veis como le cuelgan las patas y las antenas naranjas".

Un saludo mooozooooo