miércoles, 21 de noviembre de 2007

Madroño

Hoy le voy dedicar la entrada a un arbolillo que me gusta mucho. El madroño o Arbutus unedo según su nombre científico es un arbusto de la familia de las Ericáceas de 2-5 m de altura (puede medir más pero no es frecuente) que se encuentra extendido por toda la Europa mediterránea.
En Canarias existe una especie similar pero que es endémica de allí: el Arbutus canarensis (lo conoces Granota?).
El madroño es perennifolio así que lo vamos tener verde todo el año, como veis en las fotos sus hojas son grandes, con forma de lanza, lisas y brillantes.


Las flores son blancas, algo rosadas y tienen forma de urna. Forma panículas colgantes.


Pero lo más interesante es su fruto, unas bayas redondas de unos 2 cm de diámetro. Amarillas al principio y luego van volviéndose rojas al madurar. Están muy buenas :-))


En grandes cantidades son indigestos y provocan dolor de cabeza (de ahí lo de unedo que viene a significar comer sólo uno jejeje aunque tampoco es tan exagerado) Tienen cierto contenido alcoholico (ya sabéis para un botellón alternativo jaja) y de hecho se hace un licor con ellas (cuanto más maduros más alcohol).
Para los que no gustamos del alcohol también se puede hacer mermelada y otras confituras :-)
En África los beréberes consideran al madroño árbol protector, así que lo plantan cerca de las casas, e incluso las ramas repletas de frutos rojos son utilizadas para alejar el mal y los demonios.
En países islámicos se cuelgan ropas de los madroños con intención de traspasar a éstos las enfermedades; estos ejemplares aparecen retorcidos y medio secos, pero sobreviven a todas las cargas expiatorias.

6 comentarios:

la granota dijo...

¿Que si lo conozco? Es uno de mis árboles favoritos. No sabía lo de la buena suerte. Yo tengo uno plantado debajo de mi casa y está creciendo estupendamente. Aquí son árboles bastante grandes. Ay! Furacán. Tienes que venir. Fliparías. Lo que más me gusta es que su corteza exterior se desprende a tiras y deja ver su "piel", que es rosadita y suave como la de un bebé. A los madroños les gusta que los acaricien...

Pep dijo...

... una vez ví a una chica que se abrazaba a un gran árbol ... y empecé a hacerlo en algunas ocasiones ...
...
... qué cosas! ...

Furacán dijo...

Ya lo creo Granota, cada día tengo más ganas de conocer ese paraiso.
Pep yo también lo hago a veces y es relajante! se puede llegar a sentir... no sé, como una energía que te llena.

que cosas! :-))

runner48 dijo...

Este otro sitio es delicioso como los frutos del arbol.

Furacán dijo...

Gracias, me alegro de que te guste

Koty dijo...

Vaya, curiosa entrada dedicada a uno de mis arbolillos favoritos. Se te ha olvidado decir que, además, fue el árbol escogido para representar el escudo de Madrid.

Saludos,

Miri de los bosques
http://coti-82.spaces.live.com