martes, 4 de noviembre de 2008

Trametes versicolor

Como estamos en la época toca hablar un poco de setas. O de hongos mejor dicho, ya sabréis que las setas no son más que el cuerpo fructífero de muchos hongos, a grandes rasgos la "parte visible" que cumple funciones reproductoras.
Son hongos en general son unos organismos muy interesantes; no son plantas, no poseen clorofila, y tampoco son animales. Son algo diferente, con "personalidad" propia y por ello forman un reino aparte con todas las de la ley: el reino Fungi.
Pero como organismos vivos que son, los hongos deben nutrirse de alguna manera. Aquí aparecen varias opciones según las especies; bien pueden parasitar a otros organismos, o pueden vivir en simbiosis con alguna planta ( formando líquenes y micorrizas por ejemplo) o pueden alimentarse de materia en descomposición; estos son los que se denominan hongos saprófitos.
Dentro de estos últimos tenemos esta especie: el Trametes versicolor (= Coriolus versicolor) o yesquero multicolor que se alimenta de madera muerta. Es, como su nombre indica, un hongo policromado, en algunas variedades muy espectacular. Lo de yesquero es simplemente porque tradicionalmente este tipo de hongos se utilizaban para encender fuego.
Crece en forma de tejadillos o conchas de unos pocos centímetros de diámetro, estrechos, con el margen ondulado, numerosos e imbrincados en los troncos muertos o muy debilitados de árboles planifolios (por tanto también se pueden considerar parásitos).
Por encima los cuerpos fructíferos están "pintados" en círculos concéntricos multicolores en los que suele dominar los naranjas, ocres, grises y amarillentos. Hay muchas veriedades, en la foto no se aprecian muy bien los colores.


Su superficie es plenamente lisa y suave al tacto, sin el terciopelo de hifas que presenta Stereum hirsutum, una especie semejante.
Por debajo tiene un himenio de tubos blanquecinos, característico de las setas de la familia poliporáceas.
Los cuerpos del Trametes versicolor se orientan según la luz, con la cara superior arriba como corresponde, por lo que se disponen perpendiculares a los troncos de los árboles en pie y paralelos a los troncos caídos.
No tiene valor culinario (a menos que te guste comer madera :-)) pero tradicionalmente, en Asia, se aprecian sus propiedades medicinales para reforzar la vitalidad general y tratar problemas pulmonares y hepáticos. En Japón se le conoce con el nombre de Karawatake (suena bien ¿verdad? :-)) mientras que en China es llamado Yun Zhi.
Hoy en día se estudia uso para su aplicación en casos de cáncer y fatiga crónica, así como en diversos usos biotecnológicos.

3 comentarios:

la granota dijo...

Me encantan!

Pep dijo...

... yamííí ...

TCR dijo...

me gusta esta entrada y la entrada de la macrolepiota, la verdad q el resto son fotos magnificas. saludos