miércoles, 17 de marzo de 2010

Narciso

En la mitología griega, Narciso (en griego Νάρκισσος) era un joven conocido por su gran belleza. Acerca de su mito perduran varias versiones, entre las que se cuenta la de Ovidio, que fue el primero en combinar las historias de Eco y Narciso, y relacionarlas con la anterior historia del vidente-ciego Tiresias.En dicha versión, la ninfa Eco se enamora de un vanidoso Narciso, hijo de la ninfa Liríope de Tespia.
Céfiso, un dios del río, se había sentido atraído por Liríope y la había rodeado con sus corrientes, atrapándola y concibiendo un hijo con ella. Preocupada por el bienestar de su hijo, Liríope decidió consultar al vidente Tiresías sobre el futuro de su hijo. Tiresías le dijo a la ninfa que Narciso viviría hasta una edad avanzada mientras nunca se conociera a sí mismo.
Un día, mientras Narciso estaba cazando ciervos, la ninfa Eco siguió sigilosamente al hermoso joven a través de los bosques, ansiando dirigirse a él pero siendo incapaz de hablar primero, ya que la diosa Hera la había maldecido a sólo poder repetir lo que otros decían. Cuando finalmente Narciso escuchó sus pasos detrás de él pregunta: "¿Quién está ahí?" y Eco respondió: "¿Quién está ahí?", y continuaron hablando así, pues Eco sólo podía repetir lo que otros decían, hasta que Eco se mostró e intentó abrazar a su amado. Sin embargo, Narciso rechazó a la ninfa y le dijo vanidosamente que le dejara en paz, y se marchó dejándola sola. Eco quedó desconsolada y pasó el resto de su vida en soledad, consumiéndose por el amor que nunca conocería, hasta que sólo quedó su voz.
Por lo que se refiere a Narciso un día sintió sed y se acercó a beber a un arroyo, quedando fascinado por la belleza de su reflejo, por lo que no se atrevió a beber por miedo a dañarlo e incapaz de dejar de mirarlo. Finalmente murió contemplando su reflejo y la flor que lleva su nombre creció en el lugar de su muerte.
(Resumen sacado de la wiki, el texto original de Ovidio con ese estilo tan característico de los cláasicos podéis leerlo aquí)



Este era el mito. La realidad es que los Narcisos (Narcissus) son un género de plantas de la familia Amaryllidaceae originario de la cuenca mediterránea y Europa. Comprende numerosas especies bulbosas, la mayoría con floración primaveral.
El nombre deriva de la palabra griega narkào (= narcótico) y se refiere al olor penetrante y embriagante de las flores de algunas especies (algunos sostienen que la palabra deriva de la palabra persa نرگس y que se pronuncia Nargis, que indica que esta planta es embriagadora).
Realmente es un género difícil que además se complica más por su uso en jardinería y los numerosos híbridos que existen. Por mi zona no los tengo visto mucho así que el ejemplar de la foto lo voy dejar como Narcisus pseudonarcisus (que en realidad el nombre engloba a un conjunto de especies o subespecies dependiendo de autores). No sé si alguien me puede aportar más información (se lo agradezco), por lo que he leido por ahí podría tratarse de la subsp. Major pero lo dejo ahí.
Entre las características comunes de todas ellas están un bulbo de 20-50 mm, hojas y escapos (tallos que portan las flores sin hojas) basales de hasta 50 mm estos últimos, flores (solitaria en este caso aunque algunas casos las presentan en grupos hasta 4) con 6 tepalos petaloides de 18-40 mm (aquí los veis amarillos en forma de estrella) y corona en forma tubular de 15 a 45 mm con el ápice festoneado.
Florece en marzo-mayo, en lugares frescos como sotobosques o, como afirmaba la leyenda, la orilla de cualquier río.

3 comentarios:

ONA dijo...

¡es una de las flores que más me gustan!! tenemos muchos por aquí... ¡precisamente este finde hemos visto!

bks...

inma dijo...

son bonitos a mi me encantan las orquideas, las hortensia por eso y más me encanta ASTURIAS, las campanillas...

Furacán dijo...

Yo es uno de los recuerdos que tengo de los picos de Europa, los prados llenos de Narcisos.