domingo, 29 de abril de 2007

El insecto del escudo zulú y otras animaladas

En la foto Pyrrhocoris apterus (chinche roja, zapatero ...) Familia Pyrrhocoridae


Es superbonito con los colores que presenta el escudo (se llama así también
esa parte del cuerpo). Están bastante extendidos, al pie de los tilos, en las malvas, bajo la corteza de los árboles...Aparece desde principios de primavera hasta finales de otoño. Se los encuentra solitarios aunque también en grupo (normalmente yendo a lo suyo jejejeje, tienen una intensa vida sexual) La hembras son bastante promiscuas porque luego pueden seleccionar a voluntad el esperma que más les conviene (y esto está bastante más extendido en el reino animal de lo que pensáis)
Se alimentan de jugos vegetales, frutos, semillas y otros insectos muertos. Los chinches tienen un aparato bucal semejante a una pajita por la que absorben estos líquidos. Alguna gente que los ha criado ha dicho que también presentan comportamientos caníbales.
Pero siguiendo con los chinches, os voy contar otra historia aún más curiosa. Es el caso de Xylocoris maculipennis, una chinche africana. Los machos poseen órganos como lanzas, con los que apuñalan y penetran el abdomen de las hembras. Este procedimiento tan drástico crea "vaginas" de facto, que en realidad no son más que heridas puntiagudas, en diferentes lugares de los cuerpos de las hembras. El esperma penetra por tales heridas y nada a través de la hemolinfa de la hembra, el fluido similar a la sangre. En su viaje, una parte llega al órgano almacenador del esperma, donde es debidamente acumulado. Las hembras han desarrollado una especie de capa especial de tejido abdominal femenino (el "órgano de Berlese") que las ayuda a curar la herida. Posiblemente, las hembras utilizan incluso la proteína existente en el producto eyaculado como elemento nutritivo que las ayuda a alimentar sus huevos.
Pero lo más sorprendente está aún por llegar, utilizando esos mismos genitales en forma de flecha, la chinche africana pincha habitualmente a otros machos , inyectando su esperma a la fuerza en el abdomen de la víctima. Estos forzados apareamientos entre machos son, naturalmente, estériles; a primera vista, este comportamiento sexual parece gratuito en el juego darwiniano de dejar la mayor descendencia posible. Pero el esperma de la chinche, a diferencia del de los mamíferos, puede sobrevivir durante años dentro de la hemolinfa de la víctima. Al mezclarse con el esperma de la víctima, el esperma del violador es eyaculado, como por poderes, a través del pene del otro macho. De ese modo, los genes de la chinche, al promover lo que en términos humanos sería una violación homosexual, se perpetuan en la siguiente generación de chinches.

2 comentarios:

la granota dijo...

Alucinante!
Aquí también hay chinches como la de la foto, son preciosas.

César dijo...

Hola. Andaba buscando el nombre de ese insecto. Por aquí, en Castellón, hay muchos. Gracias